N. Ginzburg & P. Kingsley » Citas

» No es posible que los sueños fueran simple símbolos.
» Pero mi enfermedad, si existía, era una enfermedad del alma, las palabras que transitaban entre nosotros todos los días se referían a mi alma, y a mí me parecía que en una relación como aquella no podía faltar y la amistad no podían ser admitidas en aquel estudio, y si de ellas aparecía un pálido espectro, había que desterrarlo de nuestras conversaciones.
» Las auténticas novelas tienen el poder de alejar de nosotros la cobardía, la torpeza y el sometimiento a las ideas colectivas, a los contagios y a las pesadillas que se respiran en el ambiente. Las auténticas novelas tienen el poder de llevarnos de golpe al corazón de la verdad.

» Porque no ha sido el hado funesto el que te ha hecho recorrer este camino, tan alejado del transitado sendero de los hombres, sino el derecho y la justicia. Y es necesario que te enteres de todo: tanto de inalterado corazón de la persuasiva verdad como de las opiniones de los mortales, en las que no hay nada que confiar. Pero aprenderás también esto:  cómo las creencias basadas en apariencias deben ser verosímiles mientras recorren todo lo que es.
» Detrás de todo ello hay una realidad sin lugar, sin pasado, sin tiempo. Y en cuanto uno se deja tocar por ella, nada vuelve a ser igual.
» Aquello a lo que tenemos miedo, en realidad, no es lo que nos da miedo.