Fotografías de Jindřich Štreit. Sobran las palabras.




Selfportraits, Mariell Amélie

Mixed media collage on canvas, 50x65, February 2012



Collage on cardboard, 50x65, March 2012


Not quite home, Jessica Bell
"La ambición embriaga más que la gloria; el deseo florece, la posesión marchita todas las cosas; es mejor soñar la vida que vivirla, aunque vivirla sea también soñarla, pero menos misteriosamente y a la vez menos claramente, en un sueño oscuro y pesado, semejante al sueño difuso en la débil conciencia de los animales que rumian. Las obras de Shakespeare son más bellas vistas en el cuarto de trabajo que representadas en el teatro. Los poetas que han creado a las enamoradas imperecederas no han conocido, en muchos casos, más que vulgares criadas de mesón, mientras que los voluptuosos más envidiados no saben en absoluto concebir la vida que llevan, o mejor dicho que los lleva. Conocí a un niño de diez años, de salud enclenque y de imaginación precoz, que había puesto en una niña mayor que él un amor puramente cerebral. Se pasaba horas en la ventana para verla pasar, lloraba si no la veía, lloraba más aún cuando la había visto. Pasaba con ella muy raros y breves momentos. Dejó de dormir, de comer. Un día se tiró por la ventana. Al principio creyeron que le había decidido a morir la desesperación de no estar nunca junto a su amiga. Pero se supo que, por el contrario, acababa de hablar mucho tiempo con ella y que había estado muy amable con él. Entonces se supuso que el muchacho había renunciado a los días insípidos que le quedaban por vivir después de aquel embeleso que quizá nunca más se repetiría. De las frecuentes confidencias que hiciera en otro tiempo a un amigo se dedujo que sentía una decepción cada vez que veía a la soberana de sus sueños; pero en cuanto ella se alejaba, la fecunda imaginación del muchacho devolvía todo su poder a la niña ausente, y tornaba a desear verla. Cada vez intentaba atribuir a la imperfección de las circunstancias la razón accidental de su decepción. Después de aquella entrevista suprema en la que, con su fantasía ya hábil, había llevado a su amiga hasta la alta perfección de la que su naturaleza era capaz, comparando atribulado esta perfección imperfecta con la perfección absoluta de la que él vivía, de que él moría, se tiró por la ventana. De la caída se quedó idiota y vivió mucho tiempo, conservando de aquélla el olvido de su alma, de su pensamiento, de la palabra de su amiga, con la que se encontraba sin verla. La muchacha, pasando sobre súplicas y amenazas, se casó con él y murió varios años después sin haber logrado que la reconociera. La vida es como esta muchacha, la soñamos y la amamos por soñarla. No hay que intentar vivirla: se arroja uno, como el muchacho, en la necedad, no de una vez, pues en la vida todo se va degradando por matices insensibles. Pasados diez años, no reconocemos nuestros sueños, renegamos de ellos, vivimos como un buey, para la hierba que podemos pacer al momento. ¡Y quién sabe si de nuestras nupcias con la muerte podrá nacer nuestra consciente inmortalidad!"

Los placeres y los días, Marcel Proust

Ya podéis ver online el periódico I love Collage, el último número (una muy triste noticia, ya que hacían unas publicaciones fotográficas más que geniales) de los chicos de 10x15, en el que colaboré junto a otra gente maravillosa. Pronto anunciarán diversos puntos de recogida en los que os lo podréis llevar gratuitamente a vuestra casa. Podéis haceros fan de su página para manteneros al tanto.







La lune avec les dents, Michel Soutter (1968)








Fotografías de Kasatka Sosnova

Untitled. Collage 24x32cm. March 2012


Untitled. Collage 30x42cm. March 2012
I. Graba en tu espíritu que la poesía es solo una. Lo contrario a la poesía es la especialización profesional. Antes de comenzar a rodar una película, escribe un poema, pinta un cuadro, haz un collage, escribe un relato, un ensayo, etc. Porque solo alimentando la universalidad de los medios de expresión tendrás la garantía de realizar una buena película.

II. Sé un completo sumiso de tus obsesiones. Tus obsesiones son, con mucho, lo mejor que posees. Son reliquias de la infancia. Y es de las profundidades de la infancia de donde proceden los mayores tesoros. Es preciso dejar siempre la puerta abierta a lo que viene de fuera. No se trata de recuerdos sino de sentimientos. No se trata de lo consciente, sino de lo inconsciente. Deja que este río subterráneo corra por ti libremente. Concéntrate en él y relájate al máximo. Cuando ruedes una película debes sumergirte en lo interior veinticuatro horas al día. En semejante estado, todas tus obsesiones, toda tu infancia se instalarán en la película sin que seas consciente de ello. De esta manera la película será un triunfo de lo que proviene de la infancia. Ese es el objetivo.

[...]

IV. Toma el sueño por realidad y la realidad por sueño, constantemente. No hay pasadizos lógicos. Entre el sueño y la realidad solamente hay un ínfimo movimiento físico: el de cerrar o abrir los ojos. En el sueño despierto, ni siquiera existe ese movimiento.

[...]

VII. La imaginación es subersiva porque proclama lo posible sobre lo real. He aquí el porqué de que hagas uso de la imaginación más desenfrenada. La imaginación es el don más grande que posee la humanidad. La imaginación es lo que ha hecho que el hombre sea más humano, no el trabajo. Imaginación, imaginación, imaginación...

[...]

IX. Cultiva la creación como una forma de autoterapia. Esta actitud antiestética es la que efectivamente acerca la creación a la libertad. Si la creación tiene un sentido, ese es únicamente el de liberarnos. Ninguna película, cuadro o poema, puede liberar al espectador si no procura un estado semejante al del autor. Todo lo demás no es más que una cuestión de subjetividad general. Piensa en la creación como en una liberación permanente.

[...]

Fragmentos de Décalogo, Jan Svankmajer. Publicado en Analogon #26-27 (1999) y extraído de Para ver, cierra los ojos, de la editorial Pepitas de Calabaza.




Fotografías de Byung-hun Min




♥ Landon Metz






Backward Season, Dimitri Kirsanoff (1950)



Julia Hetta

Take care of your friends. Collage on cardboard paper - 50x65cm
February 2012
"La facultad de captar la bondad de todas las formas y, por consiguiente, también las secretas delicias de la verdad, es innata e inherente a nuestros sentidos, tanto externos como internos. Sin estar educado, el oído capta y de algún modo siente las medidas, armonía y melodía de los tonos, pues la mente se ve afectada de inmediato de manera correspondiente. La vista capta espontáneamente la belleza de la naturaleza y los vínculos armoniosos y bellos entre objetos diferentes. La lengua capta las cualidades agradables de las viandas y licores; y el olfato, las fragancias de diversos aromas. Así también la mente racional o intelecto distingue al instante y sin vacilar, la verdad de las cosas y la concordancia de las formas con el orden de la naturaleza; y, por tanto, con el intelecto mismo, pues dulcemente satisfacen y agradan y hacen emerger emociones profundamente ocultas. Por lo cual, siempre que una verdad brilla, la mente se entusiasma y regocija, lo que constituye prueba de que cierta mente superior o alma... en tales momentos se vuelve más dadivosa, más libre, como si se liberara de sus cadenas, más activa, más presente en su influjo y más próxima a su correspondencia. Pues el alma que fluye con su luz al interior de la esfera de la mente intelectual, contiene en sí misma orden y verdad, y, de este modo, por virtud de su propia naturaleza, siente, aprueba y señala de cierto modo universal la presencia de todo aquello que sea congruente o armónico."

El habitante de dos mundos, Emanuel Swedenborg


Animaciones de Jenni Rope. MUY fan.


Os presento mi contribución para el proyecto de banners Crea, une, comparte de Absolut Network que podéis ver estos meses de marzo y abril por diferentes páginas como Madriz, Dresslab, TheTrendNet e Illustration around the world, entre otros. También me hicieron una pequeña reseña hace un par de meses que podéis ver aquí.