"Un día del año 1919, encontrándome en un día lluvioso, en una ciudad a orillas del Rhin, me sorprendió la obsesión que ejercían sobre mi mirada excitada las páginas de un catálogo ilustrado en el que figuraban objetos destinados a la demostración antropológica, microscópica, psicológica, mineralógica y paleontológica. Encontré reunidos en el catálogo elementos de figuración tan distantes que la misma absurdidad del conjunto provocó en mí una intensificación súbita de las facultades visionarias e hizo nacer una sucesión alucinante de imágenes contradictorias, imágenes dobles, triples y múltiples, que se superponían entre sí con la persistencia y la rapidez que caracterizan a los recuerdos amorosos y las visiones de duermevela. Tales imágenes, a su vez, reclamaban planos nuevos para encontrarse en un nuevo territorio desconocido (el plano de no-conveniencia). Bastaba entonces con añadir sobre aquellas páginas de catálogo, pintando o dibujando, y limitándome a reproducir dócilmente lo que se veía en mí, un color, un bosquejo, un paisaje extraño a los objetos representados, el desierto, un cielo, un estrato geológico, un entarimado, una sola línea recta que representara el horizonte, para obtener una imagen fiel y fija de mi alucinación y transformar en dramas que revelan mis deseos más secretos lo que anteriormente no eran sino unas triviales páginas publicitarias."

Max Ernst, Escrituras.
Nadie mejor que él para explicar una de las cosas de las que significa el collage para mí.