“Tengo miedo de escribir. Es tan peligroso. Quien lo ha intentado lo sabe. Peligro de hurgar en lo que está oculto, pues el mundo no está en la superficie, está oculto en sus raíces sumergidas en las profundidades del mar. Para escribir tengo que instalarme en el vacío. Es en este vacío donde existo intuitivamente. pero es un vacío terriblemente peligroso: de él extraigo sangre. Soy un escritor que tiene miedo de la celada de las palabras: las palabras que digo esconden otras: ¿cuales?. Tal vez las diga. Escribir es una piedra lanzada a lo hondo del pozo.

Escribo para nada y para nadie. Si alguien me lee será por su cuenta y riesgo. No hago literatura: sólo vivo el paso del tiempo. El resultado fatal de que yo viva es el acto de escribir. Hace tantos años que me perdí de vista que vacilo en intentar encontrarme. Me da miedo ser yo. Me da miedo comenzar... Me pusieron un nombre y me apartaron de mí.
¿Acaso no les resuena lo que les apunté sobre la paradoja de la representación?. Y es que esta frase da cuenta de la incompletud estructural de cualquier ser parlante por los efectos mismos del campo de la palabra como medio de representación. Toda existencia conlleva una pérdida. Siempre."

Un soplo de vida, Clarice Lispector