Sebbe, Babak Najafi (2010)
El verano está hecho para el insomnio, y el insomnio está hecho para leer, escribir y ver películas maravillosas.