Daydream nation, Michael Goldbach (2010)
Probablemente, de las pocas películas actuales para adolescentes (y no tanto), que vale la pena ver. Es un tanto como Donnie Darko pero sin ese aura de fantasía. La fotografía/banda sonora/vestuario son estupendas, los personajes también.