En 1967, John Berger y el fotógrafo Jean Mohr acompañaron a John sassall, un médico inglés que ejercía su profesión en una comunidad rural; con el fin de documentar su profesión, su estilo de vida y las pequeñas y grandes historias de sus pacientes.
Aquí os dejo con algunas de esas fotografías, las cuales dialogan con los textos y reflexiones del propio Berger; y que, como bien comenta Susan Sontag acerca del libro: "nos transmite una sensualidad que no renuncia a los imperativos de conciencia y responsabilidad."

Un hombre afortunado ya está entre mis libros de portadas que ilustrar. Maravilla.