Me encantan las esculturas mitológicas de Yoshimasa Tsuchiya