No puedo dejar de escucharla, ¡y mi serotonina está desbordada!