Mi primer domingo de este otoño suena a siesta, café, Fritz Lang, esencia de flores, lluvia y Múm; todo ello impregnado con una sensación que hacía como dos años que no tenía y que me parece de lo más maravillosa.