La música de David Linnland y las fotografías de Vladimir Zivkovic me recuerdan a esos viajes largos, invernales, de autobús, mirando por el ventanal, al horizonte... de esos en los que una simplemente es...