Esta editorial de Koto Bolofo para Vogue Japón me parece simplemente maravillosa.