El trabajo de Hiroshi Senju simplemente me pone los pelos de punta.