El mundo de Amelia, por el fotógrafo Robin Schwartz