¿Debemos luchar contra lo que sentimos? No, lo que sentimos debe obligarnos a seguir luchando.