Con la música de Explosions in the sky de fondo, nada, absolutamente nada, puede salir mal. Es increíble que, después de escucharles durante 6 años, todavía me sigan poniendo los pelos de punta.