Supongo que no hace falta que diga que me encantan los carteles de cine de la edad de oro checa, ¿no? Podéis ver miles ellos aquí.