Fotografías de Jonas Lindstroem.
Dios mío, creo que me acabo de enamorar, hacía siglos que no veía a un hombre tan guapo.