Un nuevo collagista al que admirar... Natsko Seki