Soy muy amante de los mándalas, a ratos, en mi tiempo libre y cuando quiero desconectar un poco, suelo dibujar y colorearlos en un libro muy grande que me compré hace tiempo.
Éstos tan bien hechos son de la terapeuta y artista Emma Kunz, a quien conocí por mi amado Jung, y a quien es digna de estudiar... no sólo por su trabajo como artista, sino porque ella en sí y todo su trabajo de investigación me parece fascinante.