No soy muy fan de la ilustración digital, pero éstas de Tatiana Plakhova me parecen sencillamente geniales.