Casas de madera de la Rusia siberiana, que, aunque parezcan sacadas de cualquier cuento de Afanasiev, son de verdad, y rehabilitadas están. Podéis ver muchas muchísimas más aquí. Jo, lo que daría por vivir en cualquiera de ellas, ¡me encantan todas!