Bye bye winter...

Jo, qué gran noche ayer...
y es que aunque el concierto de Ólafur Arnalds fuera corto porque se le rompió el ordenador y no pudieron tocar unas 5 canciones (entre ellas Fok, mi preferida)... luego estuvimos un largo rato con ellos en la terraza y terminó siendo de lo más memorable, estar con Ólafur hablando y gritando botellón no ocurre todos los días.
Y que recién llegada a casa te enteres que Kings of convenience vienen en verano, y que a las 6 de la mañana te sincronices con tu familia porque ninguno puede dormir, cada uno por una cosa, ya es la monda, jaja.