Adoro el trabajo que hizo el fotógrafo Maksim Dmitriev.
Estos rusos y viejos creyentes siempre cautivándome...