Ryan’s Daughter, David Lean (1970)

No es de extrañar que esta película se llevara el Oscar a la mejor fotografía, ¿verdad?

Quien tenga la sensación de que últimamente no ve cine, cine de verdad, cine como verdadero arte, le recomiendo fervientemente que la vea... ¿porqué?
Por que te hace sentir, te hace pensar, te hace maravillarte tanto de la naturaleza física como de la complejidad humana, y terminas por querer que una película de 3 horas con un final realmente desgarrador, no se acabe nunca. Desde ya, en la lista de mis 20 películas preferidas de todos los tiempos (y Robert Mitchum ya sale en dos de ellas (¡y tan diferente en ambas!), qué grande).