L'Atalante, Jean Vigo (1934)
Es preciosa, y quien no la haya visto no sabe lo que se pierde.