Il deserto rosso, Michelangelo Antonioni (1964)
No es una película para todos los públicos, lo sé. Con todos los públicos me refiero a que el estado anímico para verla influye mucho... y no es porque aparezcan escenas desagradables, o sea muy dramática, sino porque te das cuenta de que el mundo se parece demasiado a ella, y eso, es horrible.