Hoy eché la siesta. Usualmente no suelo echarla entre semana, a no ser que tenga un dia como el de hoy en el que el cuerpo me lo termina exigiendo. Odio el cambio de tiempo, odio que me duela el estómago cuando hace frío, pero lo que más odio, son las hormonas femeninas, siempre incordiando.
Eso sí, nada mejor que levantarse de dormir y descansar un poco con esta canción de Chopin, una buena manzanilla y un poco de mejor ánimo para seguir haciendo cosas en este día gélido y nuboso.
Las fotografías son de Adam Sewastianowicz, me encanta su mirada.