Un pequeño adelanto en polaroids, de la pequeña sesión que tuve con Patricia hoy...
Un poco a la aventura, porque el último camino y lugar no era el que yo tenía pensado y andábamos un poco perdidas, pero hemos vuelto a Molina encantadísimas de saber que a 5 minutos de Murcia hay un mundo precioso del que se sale como nueva y relajadísima, qué paz y qué maravilla sentirse rodeada de árboles y hierba y musgo y rocas.

Definitivamente, y después de haber visitado Madrid hace poco, he llegado a la conclusión de que no soy chica de ciudad. Quiero irme a vivir al monte (o a un bosque).