Me embarga un sentimiento de felicidad y gratitud, y en parte se lo debo a las hadas de Cicely Mary Barker, porque me han servido de inspiración durante todo este año pasado.
Allá va una nana de mi querido Billy.