Aquí algunas muestras de mi fotografía de bodas en Cu-Estudio.
Mª José, Olfa, Javi y Laura en ellas.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, que hacer fotos en bodas es un coñazo, que si tal, que si cual, yo he de decir que disfruto bastante con ello (bueno, si la misa durara menos sería muchísimo mejor... jajaja). Me encanta que la novia se sienta guapa cuando le saco fotos, que cuando llego a casa del novio esté nervioso y ver como se calma por el simple hecho de darle cierta seguridad por estar acompañándole en esos momentos, las iglesias con mucha mucha luz, los reportajes en sitios naturales, que en el banquete me pidan los invitados que me haga fotos con ellos, y muchas cosas más... pero lo mejor de todo, cuando te vas a ir y los novios te abrazan por habérselo hecho pasar tan bien tanto a ellos como a sus invitados en ese día tan especial. Es entonces cuando me doy cuenta de que la fotografía es increíble y aporta mucho más de lo que la gente puede llegar a pensar :)