Si todos fuéramos, aunque sólo sea un poquito, como Totó, seguro que el mundo sería mucho mejor. Milagro en Milán de Vittorio de Sica es otra de esas películas que mejoran y alegran un dia triste y no tan triste a cualquiera.