Prólogo de La soledad del corredor de fondo, Tony Richardson