La pureza hecha fotografía, por Carl Kleiner