Jo, ¡cómo me gustan estos chicos de Cisma!