"Los personajes de Andersen suelen ser pequeños inadaptados que no logran vivir en el mundo de todos y que se ven expuestos al rechazo y a los castigos más injustificables, simbolizados por la pérdida de una parte de sí mismos (la niña de Las zapatillas rojas, los pies; la Sirenita, la facultad del canto), a consecuencia de su ser distinto. Todos los cuentos de Andersen hablan del peligro de perder el contacto con lo real. Sus personajes son pequeñas criaturas a las que nadie quiere ni sabe reconocer, porque su verdadera naturaleza está escondida. Pero también doloridas heroínas que, como la niña de La pequeña cerillera o La sirenita, no se conforman con lo que la vida les da, y persiguen sueños que nunca se verán realizados. Seres imaginativos, hipersensibles, en definitiva, que tienen la enfermedad de una imaginación demasiado despierta y corren el riesgo de ser devorados por su propio deseo. Todos añoran algo que no tienen, quieren ser más, vivir de otra manera, que lo real se eleve hasta lo verdadero."

Artículo de Gustavo Martín Garzo sobre los Cuentos de H.C. Andersen
Revista Mercurio, Verano 2009